Anecdotario: de la luna de miel millonaria a la suerte gitana

Administración de Lotería de Doña Manolita. / Efe I R.C.

Doña Manolita y la La Bruixa d'Or vuelve a a repartir la suerte del 'Gordo' más que atomizado que repartió millones por toda España

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

El multimillonario maná lotero, los 2.380 millones de euros caídos del cielo de los bombos sobre un país expectante, llovió durante mas de cuatro horas. La cantinela de los niños de San Ildefonso sonó como un mantra que repartió decepciones a mansalva y unos pocos e intensos pelotazos de adrenalina para los elegidos por la fortuna. El summun fue el Gordo, cuatro millones de euros por serie y 400.000 euros al décimo, que se llevó el 71.198. Lelegó a las 11:55. Los agraciados satisfechos, ahítos de eurazos y alegría. La mayoría, un año más, se quedó con hambre de millones y entonando cánticos a la salud y el amor.

Doña Manolita no falla

Es la lotera más famosa de España y una de las que más vende. Y la suerte se paró un año más en el número 22 de la calle del Carmen que vendió una serie del 71.198, agraciado con cuatro millones de Euros. El champán corrió y Concha, la gerente, hizo la ola a sus clientes mientras corría el champán para celebrar un gordo más atomizado quien nunca. Se vendió en Vilalba (Lugo), Málaga, Jaca (Huesca), Baeza (Jaén), Sort (Lleida), Torrejón de Ardoz (Madrid), Santander, Cádiz, San Bartolomé (Las Palmas), Murcia, San Pedro del Pinatar (Murcia), Granadilla de Abona (Santa Cruz de Tenerife) y Benetússer (Valencia).

Y van cinco

La gasolinera de Granadilla, en la autopista del sur de Tenerife, va camino de vender mas lotería que combustible. Confirmado su suertuda fama repartió por quinto año consecutivo grandes premios de Navidad, incluido un pellizco al gordo. Sus afortunados clientes se repartirán este año más de 3,2 millones. Vendió un décimo el gordo (40.000 euos), 22 décimos del segundo premio, con lo que ha repartido 2.750.000 euros. Hay que sumar los 120.000 euros que corresponden a veinte décimos de uno de los quintos premios, dos décimos del quinto premio, esto es otros 12.000 euros. La empleada Idiley Borrell confirmó que todos los décimos vendieron por máquina.

De Sort a Pamplona

Tampoco falló Xavier Gabriel el lotero de La Bruixa d'Or de Sort, que también vendió parte del Gordo después de tres años sin caer en Cataluña. Garbriel siguió el sorteo desde Pamplona a donde trasladó su sede hace unos meses. «Me esta dando suerte» dijo desde Berrioplano, al saber que había dado varios premios. Fueron vendidos por Internet, canal por el que realiza el 86 por ciento de sus ventas se realizan. Gabriel, quien trasladó tras «sufrir acoso y amenazas» de grupos independentistas. Tras las elecciones piesa que «costará demasiado que arreglen las cosas». Cree que no tendría sentido regresar ahora.

Luna de miel millonaria

La que tendrá Antonio Díaz, vecino de Torrelavega y recién casado, agraciado con el segundo premio. Su familia política tenia «unos diez décimos», un pellizcazo de 1.125.000 euros, adquiridos en la Administración número 1 de Santander, cerca de la playa del Sardinero. Díaz tapará agujeros, liquidará la hipoteca y se pegará «un gran viaje» con su esposa. La suerte llegó de la la mano de su suegro, miembro de la peña taurina 'Félix Rodríguez'. Lo repartió el lotero debutante Marcos Arrabal, seguro de que daría el premio «por novato», ya que abrió en abril. Ha repartido 130 series pro no se quedó ningún décimo.

Suerte gitana

En Lebrija la la suerte la repartió la La Hermandad de Los Gitanos con el número 37.872, un quinto premio vendido íntegramente -170 series- en la administración número 1 de la localidad sevillana. La hermandad repartió 10,2 millones de euros. Muchos de los décimos, a 23 euros, tres de comisión para los hermanos, fueron para la zonas humildes del pueblo. Entre los agraciados la directora de COPE Lebrija, María Ruiz, y varios trabajadores de Lebrija TV que compraron su particpación en la tarde del jueves.

El 155, agotado, pero en hora

El 155 arrasó. Se agotó dos meses antes del sorteo. Primero en Cataluña y luego en toda España. Nadie lo quería, por bajito, hasta que pasó lo que pasó y se aplicó el dichoso artículo de la Constitución. La terminación 155 tuvo la misma demanda y casi se agotó, pero se quedó sin premio grande. El gordo acabó en 1988. La única aproximación estuvo en la hora ya que el gordo salió a las 11.55 horas, en la sexta tabla, y lo cantaron Yossueff Salhi y Noelia Katiuska.

Abuelos con suerte de cumpleaños

El 6.914, el tercer premio, dejó 22 millones en el bar de la Asociación de la Tercera Edad de la localidad zaragozana de Alagón. Desde la barra se han vendieron 9.000 euros en participaciones, con lo que el premio está muy repartido en todo el pueblo. El número fue cantado a las 9.19 horas horas en el cuarto alambre de la primera tabla. El número es la fecha de nacimiento del hijo de Valeria, la lotera del centro comercial Diagonal Mar de Barcelona, que con el mismo número repartió más de 20,5 millones de euros al vender 41 series.

Cantores de nombres cantarines

A las nueve y once minutos comenzó la cantinela loyera. Locutores de radio y televisión sufrieron lo suyo para 'cantar0 los nombres y apellidos de las niñas y niños cantores: Aroa Patricio Vaquero, Josué Ariel Guamán, Yenifer Beltre Figuereo y Breilin Yulesi Siri Frías. El nomenclator de las criaturas cantora er exótico. Lo comepletaron, entre otro, Aya, Wendy, Jhorbin, Youseff, Thiago, Unai, Noura, Samira, Wilmer, Kevin, Yaneiri o Haffsa.

Frikilandia

Por sexto año consecutivo el Teatro Real de Madrid acogía el sorteo. Desde las ocho de la mañana cientos de personas accedieron a la sala, muchas disfrazadas. Enrique de 84 años, iba de Chiquito de la Calzada «por la gloria de mi madre». De fiscal se disfrazó Juan Antonio Álvarez, de 52 años, para ver su podía «enganchar a Puigdenmont» Manolo, de 80 primaveras se disfrazó de Niña de San Ildefonso. Marisa y Lidia viajaron desde Utrera como regalo de cumpleaños para la primera. Disfrazads de astronautas con sus décimos pegados junto al escudo de la NASA y la bandera de Andalucía Eso sí, tuvieron que dejar fuera la escafrandra hecha con un lámpara de todo por razones de seguridad.

En blanco y a trompicones

Ni un premios dio la tercera tabla en los 23 minutos que duró. Un bombo remolón que parecía resistirse a soltar los números agraciados solo dio la pedrea. Wendy Laborde Valverde, que cantaba los números tuvo que parar en tres ocasiones y esperar a que funcionara la manivela del bombo que manejaba Ángel Pareja Martínez. Un funcionario de Lotería lo solucionó «a la española» con un par de golpes en la base del bombo. Nicole Valenzuela Vásquez, una veterana que cantó el Gordo en 2015, dejo el escenario sin premio. Sus antecesoresa en la segunda tabla, la vetarana Nazaret Blanco, Yanisse Alexandra, Santo Daniel de Leon Santa y Esther Hérnandez Ortega En apenas diez minutos cantaron el segundo y cuatro quintos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos