La historia del abulense que ganó el Gordo

Martin Herráez en el Colegio de Ingeniería
Martin Herráez en el Colegio de Ingeniería / Martin Herráez
  • Martin Herráez, un joven de 26 años, natural de Muñana (Ávila), nos cuenta sus impresiones después de obtener el mayor premio de la Lotería de Navidad

Martin Herráez, de 26 años, ha sido uno de los afortunados premiados con el Gordo de la Lotería de Navidad en Madrid. El joven residente en la capital española por trabajo, es natural de un pequeño pueblo de Ávila llamado Muñana, muy conocido por sus embutidos, rodeado de la sierra de Gredos. Estudió Ingeniería Informática y un Máster en Seguridad Informática en la Universidad Pontificia de Salamanca. Así logró su actual empleo dedicado al 100% a la ciberseguridad.

Martin has ganado el Gordo de la Lotería de Navidad, ¿nos puedes contar un poco tus impresiones?

El premio realmente ha sido general, ya que los décimos premiados pertenecían y habían sido comprados por la empresa Carhesan, de la cual uno de los socios fundadores es mi padre por lo que esperemos que sea generoso.

Como sabemos, el número premiado ha sido el 66513 dotado con 400.000 euros el décimo, llevando Carhesan la serie octava completa. ¿Cuánto dinero íntegro te corresponde?

Como te decía anteriormente, el premio será repartido por igual entre los socios que forman Carhesan, pero debido a las fechas que estamos no nos hemos sentado aún a debatir el tema. Pronto nos reuniremos en casa, mis hermanos, mi padre y yo.

¿Compraste los 10 décimos en la administración del barrio de Acacias? ¿Sueles comprar siempre el mismo número en la misma oficina o vas cambiando?

Realmente los que llevaron la suerte a la familia fueron dos de mis primos, los cuales desde que se fueron a estudiar a Madrid se ubicaron en este barrio, hace cerca de 10 años. Ambos se hicieron abonados a dicho número y desde entonces cada Navidad traen una serie de Lotería para la familia.

¿Sueles participar en sorteos de Lotería o lo compraste este año por algo en especial?

Sinceramente no es que tenga pasión por la Lotería, lo que si tengo es predilección por ir de cañas con mis amigos y ahí está el problema. En cada bar que paro, cojo un décimo y al final voy acumulando bastantes. La típica frase de: Y si toca...

Cuando te enteraste de que habías ganado, ¿cómo reaccionaste? ¿Y tus familiares y conocidos?

Con la tecnología actual, me enteré a través de un grupo de WhatsApp familiar, en el que enviaron una foto con la serie de la Lotería, la cual sujetaban dos primos míos y mi tío. Cuando vi la foto y la expresión en sus caras (miedo y nerviosismo) pensé: Esto no es broma.

En ese mismo instante sonó el teléfono. Era mi padre muy emocionado. Rápidamente mis ojos se inundaron de lágrimas (con solo recordarlo me vuelvo a emocionar al recordar la voz de alegría y felicidad de mi padre). Da la casualidad de que yo estaba trabajando, en mi empresa no dije absolutamente nada, me contuve la alegría y la carne de gallina. En lo único que pensaba era en que llegara mi hora de salir para celebrarlo. Actualmente, continúan sin saber nada…

¿Has pensado en qué te gastarás el dinero o por el contrario lo invertirás?

Bueno, en estos casos siempre hay que hacer caso a las personas con experiencia, a los maestros de la vida y no son otros que mis padres. Ellos me han aconsejado invertir prácticamente todo el dinero en algún tipo de inmueble en Madrid, ya que gracias a ellos en estos momentos no tengo cargas económicas.

¿Qué ha supuesto para ti este premio?

Como es lógico, este premio ha supuesto una gran alegría para mí y para toda mi familia, algo que nunca nos ha faltado, aunque este año, por la pérdida de un familiar muy querido y respetado por todos, no ha sido lo mismo (mi tío por parte de padre era uno de los socios y al que más le gustaba). Por lo que ha sido un premio bipolar. Aunque, una alegría así siempre es buena.

Aunque hayas ganado este año, ¿seguirás participando en los sorteos de Lotería?

Únicamente cabe una opción para que no juegue en más sorteos de Lotería y seguramente será más probable que me toque el Euromillón: ¡Dejar las cañas con los amigos!