'El Niño' apenas se asoma a Castilla y León

El propietario del mesón que ha repartido un premio en Valdestillas. Pilar Padilla
El propietario del mesón que ha repartido un premio en Valdestillas. Pilar Padilla
  • El segundo premio se repartió por León, Segovia, Salamanca, Zamora y Valladolid

Establecimientos de hostelería de Toral de los Vados (León), Lumbrales (Salamanca), Marugán (Segovia), Valdestillas, Valladolid capital y Alcañices (Zamora), un supermercado de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca) y una librería de Béjar han vendido décimos sueltos del 95.379, segundo premio del sorteo de 'El Niño' celebrado este viernes, con lo que han repartido al menos 600.000 euros.

Este premio, extraído en segundo lugar de importancia en el sorteo celebrado este mediodía en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, está dotado con 75.000 euros al décimo y 750.000 euros a la serie, y se ha repartido en administraciones y puntos de venta de 32 provincias españolas.

En la localidad leonesa de Toral de los Vados, una cafetería ubicada en la calle Santalla de Oscos ha vendido un décimo por terminal del 95.379. Como ha explicado uno de sus trabajadores en declaraciones a Europa Press, el establecimiento cuenta con la máquina desde hace sólo nueve meses y ya había entregado premios de varios miles de euros en la Lotería Primitiva y la Quiniela, por lo que consideran que «ha sido llegar y besar el santo».

En la provincia de Salamanca ha habido tres localidades agraciadas con el premio. En Aldeadávila de la Ribera se ha vendido al menos un décimo en una terminal instalada en el supermercado de la localidad, que también cuenta con estanco y un terminal de Loterías.

Según ha explicado su propietario, Amador Andrés, el establecimiento, abierto desde 1989, cuenta con la máquinas desde sus primeros tiempos y había entregado ya varios premios de la Quiniela y la Primitiva. De hecho, la pasada semana sellaron un boleto premiado con 38.000 euros en la Bonoloto.

En Béjar, la librería Pascual, ubicada en la calle Tejedores, ha vendido al menos un décimo a través de la máquina que tiene instalada desde hace más de una década. Petri, responsable del establecimiento, ha explicado que esperan haber vendido al menos tres décimos, aunque aún no se lo ha confirmado la Delegación de Loterías de la provincia.

Esta librería ya había repartido hasta ocho premios de la Quiniela o la Primitiva, además de un segundo premio de la Lotería Nacional.

Lumblares, «en racha»

En Lumbrales, localidad muy cercana a la frontera con Portugal, se ha vendido al menos un décimo en el bar-cafetería Altamira, que cuenta con un terminal en el que, como ha explicado una de sus trabajadoras, venden lotería a «muchos pueblos de alrededor» y también a gente «de paso» que para en el pueblo.

Curiosamente, ha explicado que el establecimiento está «en racha» pues ya consignó un décimo premiado con uno de los quintos premios en el Sorteo de Navidad del pasado 22 de diciembre.

En la pequeña localidad segoviana de Marugán, el Restaurante Fortuna ha vendido otro décimo en terminal que, como ha explicado una de sus responsables, fue adquirido por un joven vecino del pueblo que es cliente habitual. Se trata del primer premio importante de la Lotería que entrega este local, que cuenta con la terminal desde hace años pero hasta ahora sólo había registrado premios de la Primitiva y la Quiniela.

En Valladolid capital, el bar Plaza, situado en la esquina de la Rondilla de Santa Teresa con la calle Cardenal Torquemada, frente al antiguo Hospital del Río Hortega, ha vendido un décimo del número agraciado por terminal, instalado en el local desde hace varios años.

Se trata de un establecimiento muy conocido del barrio de la Rondilla y que tenía «mucho más negocio» cuando estaba abierto el centro hospitalario, aunque el edificio actualmente mantiene algunas consultas médicas dependientes del Hospital Clínico.

En el pueblo de Valdestillas, situado a 20 kilómetros de la capital, la suerte ha sonreído al Mesón Taquita, con al menos un décimo vendido por terminal. Su responsable ha explicado a Europa Press que es la segunda vez que reparten un premio del Sorteo de El Niño, ya que en 2012 también se vendió aquí un décimo del segundo premio, si bien en aquella ocasión estaba dotado con 25.000 euros más -100.000-, por lo que ha lamentado que el Estado sea «más rácano» actualmente.

Finalmente, en Alcañices (Zamora), otra localidad fronteriza con Portugal, el bar Los Arcos ha vendido a través de terminal un décimo del 95.379. Su propietario, Carlos Fuentes, ha explicado que venden Lotería en la máquina desde hace tres años y que se trata del segundo premio «importante» que reparten, pues «hace año y medio» dieron uno de 46.000 euros de la Primitiva.